NOTO QUE ME FALTA EL AIRE Y SE ME ACELERA EL CORAZÓN, ¿QUÉ ME ESTÁ PASANDO? - Psicolink

NOTO QUE ME FALTA EL AIRE Y SE ME ACELERA EL CORAZÓN, ¿QUÉ ME ESTÁ PASANDO?

Alba Melhem

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

Más de 260 millones de personas en el mundo sufren de ansiedad. Pero ¿Sabemos realmente lo que es la ansiedad? La ansiedad surge cuando percibimos e interpretamos una señal de peligro en nuestro entorno. Es útil para gestionar situaciones cotidianas, ya que nos permite adaptarnos a diversas situaciones, es decir, la ansiedad nos ayuda a movernos en la realidad que nos rodea, y a acostumbrarnos a los cambios que ocurren a nuestro alrededor. Permite por ejemplo, estar alerta, y sensible al ambiente, aportando un nivel óptimo de motivación para afrontar las situaciones. No obstante, cuando la ansiedad es excesiva, nuestros recursos se saturan y no podemos gestionar la situación. En este momento, puede empezar a afectar a nuestra vida, convirtiéndose en un problema.

Hay diversos tipos de ansiedad: ansiedad ante los extraños, ansiedad de separación, ansiedad depresiva, ansiedad endógena, ansiedad exógena, ansiedad generalizada, ansiedad paranoide, ansiedad psicótica, etc

A lo largo del día experimentamos ciertos picos de ansiedad, los cuales vamos autorregulando. Cuando una persona no es realmente consciente del funcionamiento de la ansiedad y cree que ésta puede dispararse, la activación aumenta por lo que la curva de ansiedad tarda más tiempo en regularse. Veámoslo de una forma más gráfica.

Para continuar, cabe señalar que la ansiedad tiene tres componentes en su expresión; un componente fisiológico, un componente cognitivo y uno motor. Es decir, las sensaciones de nuestro cuerpo (taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, “nudo” en el estómago, etc.) lo que pensamos (inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, etc.) y lo que hacemos (estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto, etc.) cuando nos encontramos en un estado de ansiedad. No todas las personas tienen los mismos síntomas, ni éstos la misma intensidad en todos los casos. Cada persona, según su predisposición biológica y/o psicológica, se muestra más vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas. Algunos de ellos sólo se manifiestan de manera significativa en alteraciones o trastornos de ansiedad. En casos de ansiedad normal se experimentan pocos síntomas, normalmente de poca intensidad, poca duración, y son poco incapacitantes.

Nosotros vamos a centrarnos en lo que sentimos en nuestro cuerpo, los síntomas físicos, como por ejemplo, el aumento de la tasa cardiaca, la sudoración, el aumento en la frecuencia respiratoria, etc. Lo que pretendemos es enseñar estrategias que disminuyan esta activación fisiológica, con lo que reducimos la cadena de sensación-pensamiento-conductas.

No sólo se utilizan estas estrategias como fases de una terapia psicológica, si no, que podemos hacer uso de las mismas en nuestra vida diaria, ante las pequeñas dificultades que nos encontramos día a día, para dormir mejor, o para sentirnos más relajados. Éste es la finalidad de nuestro taller. Dar a conocer estrategias que nos ayuden en nuestra vida cotidiana, que nos ayuden a mejorar nuestra capacidad de sentirnos relajados.

En los tiempos que corren, el ritmo de la vida acelerado y el estrés parecen ser los ingredientes indispensables. La práctica de la relajación resulta, pues, fundamental para multitud de circunstancias y de situaciones personales de la vida diaria, y puede ser la base para recuperar un equilibrio entre mente y cuerpo, a veces perdido.

El nivel de ansiedad que puede soportar el organismo humano con soltura y sin pagar el precio de efectos colaterales indeseables, es más limitado de lo que nuestra cultura, basada en la productividad, el deber, la ambición y la competencia, está dispuesta a admitir.

Y tú ¿Cómo percibes la ansiedad? ¿Cómo una aliada o una amenaza? Desde PsicoLink, te daremos las herramientas y la atención psicológica necesaria para poder abordar tus necesidades. No dudes en contactarnos, contamos con los mejores psicólogos de ansiedad en el centro de Madrid.

Comparte este contenido

1