Te ayudamos a encontrar tu psicólogo de pareja en Madrid

Cuéntanos qué necesitas y recibe gratis 3 propuestas de psicólogos en menos de 24 horas

¿Necesitas un psicólogo de pareja?

En tan sólo 4 pasos encontramos el psicólogo de pareja que necesitas

Especialidades de nuestros psicólogos de pareja

Descubre todo aquello en lo que pueden ayudarte nuestros psicólogos.

  • Gestión de conflictos
  • Problemas de comunicación y convivencia
  • Dificultad para encontrar pareja
  • Dependencia emocional
  • Celos
  • Problemas sexuales en la pareja
  • Ruptura sentimental
  • Mediación

¿Qué es un psicólogo de pareja?

Es el psicólogo especialista en la resolución de conflictos, la superación de crisis, la mejora de la comunicación y reforzar los aspectos positivos de la relación de aquellas parejas que se encuentran estancadas en cualquiera de estas variantes. Puede ocurrir que con el paso del tiempo la relación se haya deteriorado generando un gran malestar y creando una convivencia complicada de la que la pareja no saben salir por mucho que quieran seguir luchando. La terapia de pareja a través de distintas técnicas ofrece a la pareja alterativas para la solución sus problemas, creando nuevas vías y oportunidades de conexión.

Beneficios de contar con un psicólogo de pareja

  • Identifica los problemas de la relación y sus causas
  • Disminuye la tensión entre los miembros de la pareja
  • Otorga claves y herramientas eficaces para la resolución de los posibles conflictos
  • Crea una actitud más amable, flexible y tolerante haciendo que ambos miembros se sientan aceptados y apoyados
  • Suscita al conocimiento del otro
  • Revive las muestras de cariño
  • Mejora la comunicación
  • Promueve la empatía y el respeto por el otro
  • Potencia un mayor equilibrio en la relación a través del Crecimiento Personal de los integrantes

Señales que indican que podría beneficiarme de la intervención de un psicólogo de pareja

  • Problemas de comunicación con la pareja
  • Dependencia
  • Presencia de celos y desconfianza
  • Dificultades en la convivencia
  • Uno se implica más que otro
  • Aparición de problemas sexuales
  • Falta de herramientas para abordar una situación o tomar una decisión
  • Miedo al compromiso