Psicólogo en Madrid - Roberto Gómez Canales

Roberto Gómez Canales

Psicólogo General Sanitario y Máster en Psicología Clínica y de la Salud
 

Sobre mí

Siempre he sentido mucha curiosidad por entender mejor a las personas: por qué nos comportamos de la forma en que lo hacemos, de qué manera llegamos a ser como somos, cómo nos afecta lo que vivimos y aprendemos lo que sabemos... Y la mejor parte es poder usar todo esto para ayudar a la gente a sentirse bien, a que se conozcan un poco más, a conseguir sus metas, superar sus obstáculos, etc.

Nunca se me olvidará la primera vez que, delante de un paciente, puse en práctica todo lo aprendido. La sensación de ver que realmente funciona lo que hacemos y que nuestro trabajo puede hacer tanto bien, es indescriptible.

Me gusta mucho ver cómo cada vez está ganando más presencia la psicología y se valora más nuestro trabajo. Lamentablemente aún hay personas que por miedo, vergüenza, falta de recursos o desconocimiento no acuden a un profesional para cuidar su salud mental. Uno de los aspectos que más me preocupa es que se intenten evitar los problemas u ocultarlos tras un mal uso de medicación, consumo de sustancias, una inadecuada alimentación o recurriendo a comportamientos desadaptativos, negando la realidad, creyendo que ya se pasará solo, pensando que la gente no cambia o que no tiene solución, etc.

Es normal tener cierto reparo en contarle tus preocupaciones a una persona desconocida, pero ten en cuenta también que estamos formados y especializados en ello, de manera que abordando estos aspectos, podemos ofrecerte la mejor ayuda.

¿Cómo es la terapia conmigo?

Cada persona vive una situación distinta o tiene formas diferentes de percibir y sentir lo que ocurre en su entorno. Por eso, me adapto a cada caso concreto, poniendo en práctica las estrategias más adecuadas bajo la premisa de que nunca haremos algo que no quieras o para lo que no estés preparado/a.. En base a esto, te ofrezco dos opciones de trabajo.

La primera puede interesarte si necesitas una intervención sobre un aspecto específico de tu vida para manejar una situación concreta, para lo cual haremos una planificación de menos sesiones. Algún ejemplo de esta primera tipología de terapia es tomar una decisión vital, entrenamiento en habilidades para superar una reunión de trabajo, etc.

La segunda opción consistiría en abordar problemas más profundos que han estado presentes durante un tiempo más largo de tu vida o que te han afectado de un modo más intenso o a más aspectos de tu entorno. Para ello, comenzaremos con una buena evaluación. La terapia es un espacio en el que te puedes expresar libremente y desahogarte porque no hay lugar para las críticas ni los juicio.

Una vez hecha esta evaluación, compartiré contigo mi visión sobre tu situación. Pondré en relación todo lo que me hayas contado y así tendremos una explicación de cómo has llegado a encontrarte en la situación por la que pides ayuda. Además de esto, también veremos por qué a día de hoy se sigue manteniendo el problema. A partir de esta explicación, nos propondremos unos objetivos terapéuticos a cumplir y veremos qué técnicas son las más aconsejables para tu caso. Creo mucho en las personas y en su capacidad de recuperación. Por eso considero que tú también vas a tener un papel activo en la terapia. Vamos a colaborar los dos para conseguir tus objetivos, porque no hay nadie que te conozca tanto como tú mismo/a.

La terapia también será un lugar de ensayo. Es decir, probaremos técnicas o abordaremos aspectos que después tendrás que poner en práctica fuera de la consulta. Por ejemplo: cómo puedo decirle a mi mejor amigo que no quiero hacer algo que me pide sin sentirme mal por ello, o qué puedo hacer para no "explotar" cuando me enfado, etc.

Generalmente, las sesiones son semanales. A medida que vayamos avanzando en los objetivos, las sesiones se irán espaciando, hasta hacer un seguimiento a medio y largo plazo para comprobar si los cambios se han ido manteniendo o si se ha dado alguna recaída.

Conoce mi especialidad

Entre los problemas por los que puedes solicitar mi ayuda se encuentran: ansiedad, estrés, depresión, miedos, obsesiones, ataques de pánico, baja autoestima, duelo y pérdidas, dificultades derivadas de situaciones traumáticas, problemas de pareja o sexuales, de sueño, relativos a la diversidad sexual y de género, dependencia emocional, agresividad, control de impulsos, ira, dejar de fumar, toma de decisiones vitales, dificultades laborales o relacionales.

Sobre mi recorrido formativo

La profesión de psicólogo requiere una formación constante. Es una disciplina relativamente joven, en la que siguen surgiendo actualizaciones de las que debemos estar al tanto. Lo cual es muy motivador. Empecé estudiando psicología en la Universidad Complutense de Madrid. Continué mi aprendizaje a nivel teórico, práctico e incluso personal con el Máster en Psicología Clínica y de la Salud. Posteriormente realicé el Máster en Psicología General Sanitaria, que es el máster habilitante que te permite desarrollar legalmente todas las competencias profesionales en psicología. Desde entonces, he ido adquiriendo multitud de herramientas y estrategias a través de varias formaciones de posgrado. Resumiendo mucho, te cuento en qué consisten algunas de las más recientes.

Me he formado en terapias contextuales y de tercera generación. Estas incluyen entre otras: la terapia de aceptación y compromiso, el mindfulness, la terapia integrativa de pareja o la terapia de activación conductual para la depresión. Una de las intervenciones más representativa de este marco terapéutico es la de aceptación y compromiso. En ella, trabajamos con los valores de las personas y con lo que es importante para cada uno. Con aceptación nos referimos a dejar de evitar emociones negativas como la tristeza o la culpa, y aceptarlas como necesarias. El compromiso es con tus valores, para que crees una vida que sea significativa para ti.

Otra de las intervenciones más destacadas es el mindfulness, igualmente llamado atención plena. Consiste en prestar atención de forma consciente al momento presente, sin emitir juicios de valor, viendo la realidad de forma objetiva. Aunque se suele utilizar como una técnica de relajación, se trata más bien de aprender a tener una actitud diferente ante la vida y lo que nos rodea. La relajación y el bienestar que genera son efectos derivados de esto. También se incluye la terapia integrativa de pareja. En este contexto se indaga en la historia personal de cada uno, viendo cómo determinados acontecimientos los han marcado hasta hacer que se comporten como lo hacen en su relación. Más que un intento por cambiar al otro, se trata de entender mejor por qué actúa como lo hace. En base a esto se promueve la empatía y se fomenta el compromiso por un cambio mutuo.

La activación conductual es una nueva terapia para la depresión. Se basa en que gran parte del comportamiento de la gente con depresión cumple la función de evitar importantes ámbitos de su vida por considerarlos desagradables o porque sienten que no tienen nada que les motive. Por tanto, el objetivo viene a ser empezar a retomar ciertas rutinas para activarse y encontrarse mejor. En lugar de la creencia errónea de que tienen que esperar a estar mejor para poder empezar a moverse y activarse.

Otras de las especialidades en las que me he formado es en psicología afirmativa en diversidad sexual y de género. Se ocupa del ámbito de los problemas a los que se enfrenta el colectivo LGTBI.

Recientemente me he formado también en primeros auxilios psicológicos. Son una herramienta de apoyo breve e inmediata que se aplica en el momento de una situación de crisis para ayudar a los afectados a recuperar su equilibrio emocional y así poder afrontar adecuadamente un evento traumático, previniendo la aparición de secuelas psicológicas.

Todas las formaciones que he realizado han sido muy enriquecedoras, pero destaco especialmente el EMDR. Reconozco que era algo escéptico, pero se debía a que sólo conocía una pequeña parte de la teoría. Personalmente ha sido un gran descubrimiento, por ser una técnica muy potente y útil para muchos casos. Es un modelo de psicoterapia complejo que integra elementos y técnicas de otras orientaciones. Trata principalmente los efectos negativos de los acontecimientos traumáticos. Se estimula la desensibilización y el reprocesamiento de información y recuerdos traumáticos de una manera natural.

Lo más reciente que he hecho es un curso del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid para la intervención específica en problemas derivados por COVID-19. Incluye aspectos tan necesarios como el abordaje del duelo, la atención a personas mayores y el tratamiento de traumas. Para el curso que viene tengo previsto profundizar más en el tratamiento del duelo y ampliar mis habilidades y herramientas terapéuticas con una formación en hipnosis y terapias de reprocesamiento de la información.